Miércoles, 30 de Julio de 2014
inicio
Buscar: 
 en este web   en internet   

Eventos Enlaces Contáctanos Sugerencias Favoritos
Diabéticos.com/Noticias/Ultima Hora
  28/02/2005
  Preparar para imprimir Enviar por correo

Hipertensión en el paciente diabético

La hipertensión arterial en pacientes con diabetes mellitus incrementa hasta cuatro veces el riesgo cardiovascular en comparación con poblaciones no diabéticas de la misma edad y sexo.

En los pacientes diabéticos tipo 2 con hipertensión, es necesario un abordaje integral del conjunto de factores de riesgo, dándole igual o mayor importancia al tratamiento de la hipertensión o de la dislipemia que al propio control de la hiperglucemia.

En un paciente que sufre de hipertensión y diabetes, la aterosclesoris se acelera y, con ello, la aparición de complicaciones macrovasculares (enfermedad coronaria, ictus isquémico y arteriopatía periférica), pero también se incrementa el riesgo de complicaciones microvasculares, como la neuropatía y la retinopatía diabética.

En la prevención de las complicaciones de la diabetes mellitus se recomienda ser estrictos en la lucha contra la hipertensión arterial (HTA), el control metabólico y el hábito tabáquico.

Las enfermedades vasculares son la causa más frecuente de muerte en los pacientes con diabetes mellitus, debido a la prevalencia de otros factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial (HTA), la dislipemia o la obesidad. Por ello, en estos pacientes es clave iniciar un tratamiento antihipertensivo sin demora y obtener unas cifras de presión arterial inferiores a otros grupos de pacientes.

Dadas las características específicas de los pacientes diabéticos con hipertensión, peculiaridades de su abordaje y tratamiento, se publica el manual “Hipertensión en el Paciente Diabético”, gracias a la colaboración de Novartis Farmacéutica, y con el objetivo de mejorar la calidad de vida del paciente y su control desde la consulta diaria. Los autores se han basado en la experiencia clínica para exponer los distintos casos y aseguran que “ya no basta con medir la presión arterial de un hipertenso o la glucemia de un diabético. Hay que valorar integralmente todas las posibles manifestaciones del síndrome metabólico, porque todas ellas contribuyen al exceso de riesgo de morbimortalidad cardiovascular tan evidente en estos pacientes”.

Se trata de una guía de fácil manejo dirigida a médicos de Atención Primaria,  donde se condensan de forma muy esquemática y funcional los principales parámetros a tener en cuenta en la práctica clínica con el enfermo diabético de estas características, empezando por la propia definición de la enfermedad y de sus principales riesgos. Se incluyen cuadros, gráficos y tablas con casos prácticos que permiten de un primer “golpe de vista” evaluar los factores y relaciones de riesgo de los pacientes.

Igualmente, entre las estrategias terapéuticas de la hipertensión en el paciente diabético, la Guía recoge las recomendaciones actuales de la Asociación Americana de Diabetes (ADA).

Incremento de complicaciones vasculares

Según se coge en el libro “Hipertensión en el paciente diabético”, desde el punto de vista vascular, el diabético-hipertenso envejece antes. En un paciente que sufre de hipertensión y diabetes, la aterosclesoris se acelera y, con ello, la aparición de complicaciones macrovasculares (enfermedad coronaria, ictus isquémico y arteriopatía periférica), pero también se incrementa el riesgo de complicaciones microvasculares, como la neuropatía y la retinopatía diabética. En la prevención de las complicaciones de la DM en general y de las complicaciones microvasculares en particular se recomienda ser estrictos en la lucha contra la hipertensión arterial (HTA), el control metabólico y el hábito tabáquico.

Entre los objetivos del control de la hipertensión arterial en el paciente diabético, es necesario una especial atención a los pacientes con diabetes tipo 2, ya que son los pacientes en los que la HTA es más prevalente y sobre los que tiene una responsabilidad más directa el médico de atención primaria. En este grupo, el tratamiento se contempla como un abordaje integral del conjunto de factores de riesgo, dándole igual o mayor importancia al tratamiento de la HTA o la dislipemia que al propio control de la hiperglucemia.

La Guía se divide en cuatro grandes apartados: epidemiología y características fisiopatológicas de la asociación hipertensión arterial-diabetes mellitus; objetivos del control de la hipertensión arterial en el paciente diabético; epidemiología, fisiopatología y manifestaciones clínicas de la afectación cerebral y cardíaca; y estrategias terapéuticas de la hipertensión en el paciente diabético.

Novartis Farmacéutica, compañía líder en patología cardiovascular, no sólo desarrolla la investigación de nuevos fármacos, sino que impulsa programas que valoren cada uno de los factores que afectan el riesgo cardiovascular como punto de partida para desarrollar estrategias y herramientas que faciliten al profesional sanitario su labor de control, seguimiento y educación integral de los pacientes. Ha desarrollado el más extenso programa de investigación, que incluye a más de 70.000 pacientes con riesgo cardiovascular, en ensayos clínicos y en estudios de Investigación de Resultados en Salud (IRS) tanto a nivel nacional como internacional.






Estadísticas
Visitas566
Recomendada0
Impresa76
Confidencialidad Condiciones de uso
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v4.2 ©
[ ]